¿Quién tiene la mente más sexosa entre ellos y ellas?

A veces pareciera que los hombres siempre andan quesuos y pensando en cosas morbosas, pero este estudio demuestra que a pesar de eso, Ellas también son unas pervertidas

Unos investigadores de la Universidad de Granada han demostrado que tanto los hombres como las mujeres fantasean a cada rato con el sexo y para esto se valieron de una muestra conformada por 2.250 españoles de mitad hombres y mitad mujeres, de edades entre 18 y 73 años.

Los resultados son bien sencillitos: casi el 100% de ambos bandos ha experimentado alguna fantasía sexual inolvidable a lo largo de su vida y casi el 80% dijo haber tenido alguna vez una fantasía chimba.

¿Quieren más evidencia de que todos podemos ser unos perfectos morbosos?

Sensualidad y pasión

Lo que sí notaron los científicos obviamente son las diferencias que existen entre los sexos a la hora de recordar estas fantasías. En conclusión, los científicos observaron que las mujeres experimentan sus fantasías de modo más sensual, íntimo y especial y es por esto que tienen buenos recuerdos agradables, pero eso no elimina las posibilidades de conseguirse una chica bien salvaje, que adore las fantasías promiscuas.

 

Sexo sin compromiso

Por su lado los hombres piensan con mayor frecuencia que ellas en actividades exploratorias, relacionadas con sexo en grupo o nuevas maneras de matar el morbo, como “ser promiscuo”, “intercambio de parejas” o “participar en una orgía”. La frecuencia de estas fantasías van desde “alguna vez en la vida” a “alguna vez al año”, aunque de igual manera podrás conseguirte un chico que sea bien romanticon y entregado a la pasión.

Salud Sexual

Los investigadores de la Universidad de Granada advierten de que tener fantasías sexuales “favorece aspectos como el deseo o la excitación sexual, por lo que es un indicador de salud sexual. En el marco de la terapia, afirman que es necesario tener en cuenta, además de la presencia o ausencia de las fantasías, la actitud que presenta el paciente hacia estas.

Entonces ya sabes, no está mal que tengas este tipo de pensamientos, está bien sentir ganas y matarlas con imaginación, pero cuando el asunto domina tu vida y no piensas en otra cosa, es seguro que debes ir a un médico.

¿Y tú ya has cumplido tus fantasías?